¿Cuáles son las medidas de seguridad que se llevan a cabo en el proceso de detención por un delito?

Blog

Al momento de que una persona comete algún delito, se efectúan ciertas medidas de seguridad las cuales permiten que durante el proceso de detención o de juicio la persona no pueda provocar alguna acción grave que pueda poner en riesgo tanto a todos aquellos que lo rodean como al autor mismo. Actualmente, casi todos los sistemas penales cuentan con un mismo protocolo de seguridad el cual se lleva a cabo, especialmente, cuando el autor del delito presenta ciertos cambios de personalidad o cuando los policías han detectado que la personalidad de la persona es de alta peligrosidad. Esto puede deberse a que así es el delincuente o que está bajo efectos de alguna sustancia ilícita, por lo que será necesario realizar algunas pruebas rápidas antidoping.

Las aplicaciones de estas medidas de seguridad van conforme a las diferentes normativas y cartas legales, con la condición de que en ningún momento se dejen de lado el derecho de cada individuo. La imposición se llevará a cabo en caso de que se haya cometido delitos, en casos de condición de inimputable o semi-imputable, y por último, cuando el autor verdaderamente presenta algún peligro.

La peligrosidad de un individuo se confirma o se asegura cuando la persona actúa de forma peligrosa para la sociedad, por lo que será necesario realizar diferentes evaluaciones para detectar el grado de los hechos dañinos que puede generar y el alcance de las circunstancias del delito efectuado. También, si su comportamiento a futuro puede significar daños a la población.

En cuanto al tiempo en que el actor del delito debe estar bajo estas normativas, esto dependerá de los arreglos que se generen durante la corte. Además, para que el juez pueda imponer una medida de seguridad, será necesario que la persona juzgada haya cometido ciertas acciones que estén basadas en casos ilícitos, como los siguientes:

Inimputabilidad Ya sea por causas de problemas mentales, ingesta de sustancias ilícitas, alteración en la percepción de la realidad, entre otras más. Para estos casos, los protocolos de medidas de seguridad se efectuarán dependiendo del nivel de peligrosidad del criminal. En este tipo de situaciones, primeramente, se interna a la persona en algún centro psiquiátrico, a tratamientos de desintoxicación, centros educativos o en cualquier institución que permita tratar al delincuente.

Semiimputabilidad- Son casos en donde los delincuentes presentan los casos mencionados en el punto pasado pero que no afectan en su totalidad a la persona, es decir, donde la alteración mental, la ingesta de sustancias o la percepción de la realidad no haya sido el causante principal del crimen cometido.

Las medidas de seguridad y la aplicación de ellas están basadas en privativas de libertad y las no privativas. Las primeras hacen referencia a los internados en diferentes centros y la segunda se enfoca más en la privación de derechos como el de armas o vehículos, la custodia de un familiar, libertad vigilada, entre otras más. Por lo tanto, las medidas de seguridad dependerán mucho del estado del criminal y del crimen que haya cometido.