¿Crisis empresarial?

Blog

Es normal escuchar de las crisis empresariales, sabemos que muchas de ellas pueden salir a salvo y otras acaban sepultadas y olvidadas. Pero, ¿por qué unas logran salir de estos problemas? La respuesta puede deberse a dos cosas importantes: que hubo una buena administración y organización al momento de esta etapa o porque lo previeron, por lo que el impacto no fue tan grande.

Las crisis es algo que definitivamente toda marca desea evitar, el simple hecho de pensar en esto puede ocasionar crisis hasta en los altos mandos, y es que este tipo de eventos puede cambiar por completo la estructura interna de la empresa, lo cual resulta en un desbalance en las actividades e incertidumbre para el público interno y externo.

Manejo de crisis

El propósito de este tipo de manejo es que, mediante un proceso bien planificado, se pueda disminuir o corregir las consecuencias o el impacto generado por la crisis, de tal manera que la empresa no sufra tanto daño en su estructura. Para poder lograrlo, es necesario que todos los departamentos que forman parte de la compañía contribuyan y estén informados acerca de lo que se debe de hacer en casos de crisis.

 Para esto, es importante que se cuente con buenos líderes que sepan administrar a equipo de trabajo, por lo que muchas veces se optará por un sistema de evaluación de desempeño para saber si son los indicados para manejar o liderar los momentos de crisis.

Existen tres etapas que se desarrollan al momento de que la empresa presenta problemas, por lo que identificarlas puede ser de gran ayuda para poder resolver la crisis por la que una marca está pasando. Estas etapas son:

Previo a la crisis

No es necesario que la marca se espere hasta que en verdad se presente un grave problema, es necesario que se hagan análisis para saber cómo se encuentra la empresa. En este tipo de análisis se pueden presentar problemas que, si no son resueltos a tiempo, pueden ocasionar daños mayores. Una vez identificados los desbalances en la organización, las personas a cargo pueden actuar para que la afección pueda ser mínima.

Si no se toman en cuenta estos pequeños problemas, en un futuro puede provocar que la lealtad del consumidor disminuya, que se presenten problemas en la comunicación entre la marca y el cliente, que bajen los niveles de desempeño en los trabajadores y que haya insatisfacción por parte de los accionistas o socios.

En la crisis

Aquí hablamos cuando ya existe un problema, por lo que la situación de la empresa es muy diferente. En este punto la marca ya sabe que está atravesando por problemas por lo que se necesitan tomar medidas para poder sobrellevar la situación. Una compañía puede reconocer los momentos de problemas cuando empieza a surgir comunicados de prensa respecto a la marca, cuando bajan las ventas, cuando hay baja productividad y cuando los accionistas están cuestionando el funcionamiento de la empresa.

Posterior a la crisis

Si la compañía pudo sobrevivir a las dificultades, tiene que desarrollar un plan estratégico en donde pueda aumentar las ventas para volver a recuperar los clientes, debe de crear estrategias para aumentar la productividad, recuperar la interacción entre cliente y marca, así como la confianza de los accionistas.

Para que una marca esté preparada ante momentos de dificultad, muchas veces se recomiendan que generen un plan especial en donde estipulen las acciones que deben de realizar al momento de estar en momentos de crisis.